• sanjosedemonterrico

La importancia del respeto y la tolerancia en la educación de nuestros hijos

Actualizado: ago 5


Hoy en día, una de nuestras misiones como padres es lograr inculcar a nuestros hijos, durante su infancia, una serie de valores. Entre todos estos valores se encuentran el respeto y la tolerancia.


Ser tolerante es una cualidad personal que se define como el respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás, aunque sean diferentes o contrarias a las nuestras. Cuanto antes la aprendan, antes las mostrarán hacia los demás.


La educación en valores es uno de los pilares básicos de la infancia y la adolescencia. Pero no solo se debe desarrollar y fomentar desde los centros educativos, sino que también se tiene que incentivar desde el ámbito familiar. Como sabemos, la familia es el principal agente educativo con quienes los niños realizan sus primeros contactos, y de ahí que sea uno de los objetivos de este trabajo el recordar la importante labor que desempeña.


Ser tolerante es un valor imprescindible que deben aprender nuestros hijos. Por ello, compartimos algunas pautas que nos ayudarán a fomentar este valor desde pequeños:


Combatir prejuicios


Se trata de romper barreras y lograr que nada los condicione a la hora de conseguir sus metas y sueños. Debemos evitar en la familia cualquier estereotipo por sexo, edad o raza. Por ejemplo, las tareas del hogar

deben ser distribuidas a todos los miembros de la familia por igual. Hay que tener en cuenta la edad y la madurez, pero nunca el género. Los niños de hoy en día son los adultos del mañana y si desde pequeños han visto estas discriminaciones, no serán capaces de tener una conducta tolerante e igualitaria cuando sean adultos.


Ser siempre su ejemplo



Los hijos siempre tienden a imitar las acciones y comportamientos de sus padres. Desde pequeños nos convertimos en el espejo en el que siempre se miran. Ellos están escuchando todo el día nuestros gestos, de tolerancia o intolerancia hacia los demás.


Mostrar actitud de respeto en todo momento


Tenemos que educar a nuestros hijos en el respeto hacia los demás, sobre todo hacia las personas de la tercera edad o los que sufren alguna discapacidad o enfermedad. Deben mantener diálogos respetuosos con todos los que les rodean. No deben levantar la voz cuando dan una respuesta o se enfadan. Los comportamientos irrespetuosos se deben controlar desde que son pequeños. Si los fomentamos, entenderán que esa es la forma correcta de comunicarse con los adultos.



Los padres siempre tenemos que mostrar respeto hacia las personas que nos rodean. Por ejemplo, nuestros hijos deben un trato cordial y respetuoso entre sus padres. Conversar las diferencias en privado.


Establecer normas


La única forma de mantener un clima de respeto es estableciendo unas sencillas normas de comportamiento. Por ejemplo, no ver la televisión o jugar en la tablet a las horas de las comidas. También debemos ser capaces de premiar su comportamiento dándoles mayor autonomía como muestra de confianza.


Cuidado con la tecnología



Hoy en día, nuestros hijos viven en un entorno totalmente tecnológico en el que reciben todo tipo de mensajes por diversas aplicaciones o canales. Pueden recibirlos por la televisión, Internet, incluso, las redes sociales. Los padres tenemos la obligación de enseñarles a usar estas herramientas para que sepan discriminar los mensajes intolerantes.


En el Colegio San José de Monterrico, trabajamos la tolerancia y el respeto fomentando la práctica de nuestros 5 valores y de actividades para el acompañamiento en el desarrollo personal de nuestros estudiantes y familias; basándonos en el enfoque de la disciplina positiva.


Los invitamos a leer más de nuestros artículos AQUÍ


Recuerda:

La tolerancia es importante para sus relaciones con sus compañeros y con los adultos. Además, les ayuda a escuchar opiniones diferentes, aunque no las compartan, y a integrarse en su entorno. Por ello, tenemos que educar a nuestros hijos desde pequeños para que tengan respeto por lo demás y sean tolerantes con otras ideas.


El que ama a otros es constantemente amado por ellos. El que respeta a otros es constantemente respetado por ellos

Julisa Azca

Psicóloga Nivel I

183 vistas

Entradas Recientes

Ver todo